Caído y Fuensanta | Sábado Santo
1697
page-template-default,page,page-id-1697,qode-news-1.0.5,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

Nuestra Señora María Santísima de la Soledad: Anónimo siglo XVII

La Virgen es una bella talla de candelero, de autor desconocido, aunque relacionada con la escuela granadina, que en 1988 fue restaurada por Miguel Ángel González que le sustituyó las primitivas manos entrelazadas por otras colocadas en posición separada, más acorde con el nuevo concepto iconográfico. El trono sobre el que procesiona fue adquirido a una hermandad de Lucena. Está realizado en madera y se decora con jarras de alpaca plateada procedentes de la misma localidad. Los varales son de metal plateado y sobredorado y sostienen un sencillo palio de bambalinas en terciopelo negro con pintura sobre lienzo de la Soledad en el techo. La corona de la Virgen es de metal sobredorado. El cortejo está formado por unos 100 nazarenos que visten túnica blanca con botonadura negra, cubrerrostro negro y capa negra.

Manijero: Manuel

Hermano mayor: Antonio Ruiz Lucena

Consiliario: Don Francisco Hidalgo Rivas

Obra Social: Colaboran con entidades sin ánimo de lucro como Cáritas

Estrenos: Bordado de la bambalina delantera

Fíjese en: El paso de la cofradía en la Plaza de la Constitución, donde un grupo de fieles le hace un paseo a la Virgen con bengalas a su paso

Acompañamos a la hermandad de la Soledad desde 2011
#Sigue @caidofuensanta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies